Vinotecas

Dicen los datos que Italia es el país que más vino produce, España el que más vende y USA el que se lo bebe. Pero todavía, no siendo los que más (somos novenos) hay unos siete millones de españoles que beben vino comunmente y que  seguro tienen alguna botella en el hogar.

Por eso varios de esos millones de amantes y conocedores del buen vino pensarán comunmente en cómo hallar las condiciones primordiales para guardar esas botellas que van a haber comprado con tanto mimo. Y las vinotecas, que hasta recientemente estaban reservadas al planeta de la hostelería por sus costos y su enorme tamaño, están en este momento al alcance del bolsillo de varios de los buenos catadores de vino.

Vinotecas baratas en 2021

Hay multitud de modelos accesibles. Hemos elegido los 4 más demandados en la red y que nos parecen superiores, y hemos llevado a cabo una comparativa de la que ha salido victoriosa la Tristar WR-7516, que cumple con creces con las expectativas de los usuarios.

Es un exámen llevado a cabo con el apoyo de profesionales y individuos sobre modelos de vinotecas de reducido tamaño, de 10 a 18 botellas. Y para la comparativa se tuvieron presente numerosos aspectos:

La temperatura: el vino debe estar entre 12 a 15 grados centígrados y una humedad relativa del 65 al 70 por ciento. Entonces, estos valores son los que debe hallar la vinoteca especial. Hay modelos que dan dos zonas de frío, pensadas para lograr sostener los vinos blancos y los espumosos a menor temperatura.

Sistema de enfriado. Las vinotecas tienen la posibilidad de ser termoeléctricas o con compresor. Los sistemas con compresor tienen más grande aptitud de enfriado porque usan el mismo mecanismo que un frigorífico. De la misma manera que pasa con estos, tienen el inconveniente de que hacen ruido y tienen una rápida vibración.

Dos componentes que no benefician en nada la conservación del vino. Aunque en los modelos modernos de vinotecas y frigoríficos el ruido y la vibración se ha achicado bastante, es un aspecto a tomar en cuenta.

Por otro lado, los sistemas termoeléctricos logran temperaturas más equilibrados que los compresores, pero siempre en referencia a la temperatura ámbito. Entre otras cosas, si la cuarto está a 22 grados la vinoteca va a poder bajar en 10 grados la temperatura de su interior y va a mantener al vino en 12.

 

El inconveniente aparece en sitios muy cálidos o con calefacción fuerte puesto que la vinoteca va a tener que estar haciendo un trabajo siempre y todavía podría no llegar a la temperatura precisa del vino.

Vinotecas con bajo consumo

Eficiencia energética. Es el inconveniente de lo que terminamos de comentar. La necesidad de que en ocasiones de calor el electrónico requiera trabajar en todo momento y a plena capacidad. Por eso si siempre es un aspecto clave en el momento de seleccionar un nuevo electrodoméstico, en la situacion de las vinotecas termoeléctricas va a existir que poseerlo por el momento más presente.

El frigorífico para vino Tristar WR-7516 es la preferible posicionada en el exámen llevado a cabo. Su poco consumo eléctrico, su capacidad y su buen control de la temperatura la convierten en la adquisición más aconsejable.

De cerca le sigue Cavist Cavist 12 que con un diseño moderno y unas enormes propiedades técnicas se queda relegada a la segunda alternativa por su abultado precio.

 

La vinoteca Tristar WR-7516 luce por su eficacia energética clase A. Hablamos de una de las escasas de su gama que consigue tan poco consumo. El sistema de enfriado termoeléctrico de la WR-7516 consigue achicar la temperatura ámbito hasta 14 grados.

Este destacable descenso de la temperatura exterior provoca que los inconvenientes que piensa esta clase de enfriado en verano queden  solventados.

Donde poner una vinoteca

Si la región exterior donde se coloca la vinoteca consigue los 32 grados centígrados, la vinoteca lograría tener el vino a 18. Más allá de este apunte, en ningún caso se sugiere someter a esta clase de electrodomésticos a temperaturas tan altas. Y al vino tampoco.

La virtud del sistema termoeléctrico es que las vibraciones son tan bajas que básicamente pasan desapercibidas y no hace ruido. Su precio ronda los 200 euros, lo que hace de ella una vinoteca muy competitiva para todas las informaciónes técnicas que tiene.

Vinotecas Tristar

El frigorífico para vino de Tristar tienen una aptitud de hasta 16 botellas y tiene un volumen de 48 litros. La temperatura se puede regular desde un display LED táctil ubicada en la parte de arriba de la vinoteca. Para lograr ver mejor las botellas hay una luz interior con interruptor de encendido y apagado.

Sus dimensiones 49 cm x 42 cm x 52 cm hacen que esta nevera de vinos con apariencia de cubo se logre adecuar en algún ámbito. El exclusivo problema de esta vinoteca es que tiene una exclusiva región de temperatura. Aunque a efectos servibles los vinos blancos y espumosos siempre requieren unas horas de frigorífico o unos minutos de congelador, el hecho que haya dos zonas de temperatura provoca que cada tipo de vino (blanco/tinto o del año/reserva) se logre guardar a la temperatura más correcta.